fbpx
Correo

contacto@nortika.mx

Tel.

668.191.1875

Ubicación

CDMX
Dublín
Sinaloa

que es cpc ilustración

¿Qué es CPC, CPM y CPA?

Una de las primeras cuestiones cuando se inicia un nuevo proyecto en internet, como un sitio web, es cómo darle difusión. Y ahí es donde, con diferentes implementaciones y efectos, entran como alternativas las campañas de marketing digital dónde nos preguntamos… ¿qué es el cpc, cpm y cpa?

Tienen la capacidad de aumentar las ventas o promocionar rápidamente una acción, producto o servicio.

CPC, CPM y CPA son términos comunes dentro del mundo del marketing digital y aquí te explicaremos el significado.

 

¿Qué es CPC?

El costo por clic (CPC) es una medida que muestra el costo por clic de su anuncio en relación con las campañas de medios de pago. Le indica cuánto vale invertir en Internet en un formato de anuncio.

Las campañas de pago suponen, obviamente, un gasto de capital. Y para obtener el mejor rendimiento posible de sus anuncios, todo empresario necesita optimizar al máximo sus inversiones.

Por ello, conocer estas estrategias es fundamental, especialmente para los nuevos empresarios digitales. En este artículo vamos a ayudarte a entender un poco mejor el CPC.

 

¿Cuál es la diferencia entre CPC, CPM y CPA?

Ya ha entendido que el valor que se paga por el clic de un usuario en un anuncio puesto en Internet es el CPC.

En general, el objetivo principal de las campañas es generar tráfico en la página web. Es decir, usted paga por cada clic en su anuncio en otra página web que lleva a los visitantes a su propia página si usted es el anunciante. Pero también puede ser usted quien tenga un blog y gane dinero.

 

El CPC varía de otras técnicas, como el costo por mil (CPM) y el costo por adquisición (CPA), que se utilizan habitualmente en el marketing digital.

Por cada mil visualizaciones de un anuncio en una página web se genera un costo y se le conoce como el CPM. En otras palabras, por cada mil apariciones o visualizaciones de la campaña en una página web, el anunciante paga un precio.

Esta medida se utiliza habitualmente, por ejemplo, en las campañas de branding, para comunicar un determinado mensaje. Para mostrar la marca, se aprovecha la audiencia.

Lo fascinante de este tipo de anuncios es que ya operan con una predicción de valor. Por otro lado, se renuncia a las acciones de los usuarios que no hacen clic en estos anuncios.

 

El CPA es aún más preciso, porque sólo cuando los visitantes completan la acción final deseada, el anunciante puede realizar el pago. Es decir, cuando compran el producto o servicio de la página web anunciada.

Es un formato más utilizado en sus productos por aquellos que ya tienen altas tasas de beneficio, ya que este valor publicitario suele ser más costoso. También se utiliza en promociones más agresivas centradas en la conversión.

El más sugerido es el CPC si usted ha comenzado los anuncios ahora y necesita construir un movimiento en su sitio web. Y es por eso que este post necesita que sigas leyendo.

 

¿Cuáles son los tipos de campañas CPC?

El mecanismo de Costo por Clic funciona simplemente con las pujas, una puja máxima de CPC, también llamada CPC máximo, que es la suma más alta que estamos dispuestos a pagar por un clic en un anuncio.

También tenemos el CPC real, que es el costo real, mucho más bajo que el CPC máximo, que es el costo final que pagaremos por cada puja.

Cuantos más clics, más puede cobrar el servicio de anuncios, por lo que es importante la producción de publicidad atractiva y bien configurada.

También se puede elegir entre la puja manual, en la que el usuario decide la cantidad que quiere gastar, y la puja automática, que depende del presupuesto que tengamos y está programada por el robot de Google.

 

¿Cómo se calcula el CPC?

Te estarás preguntando si te planteas una campaña de generación de tráfico: ¿cuál es el valor máximo que puedo pagar por un clic que lleve a mi web?

Pues bien, este es un valor que se puede medir de forma sencilla inicialmente, dividiendo el valor gastado por la cantidad de clics.

Pero esta no es la medida más adecuada, ya que un clic no siempre indica una venta.

Para conseguir un valor aún más preciso capaz de producir mayores beneficios, hay que tener en cuenta también todas las variables que intervienen. ¿Y cuál es?

En primer lugar, hay que tener en cuenta los ingresos brutos por pedido, la tasa de conversión de su sitio web y la frecuencia de visitantes considerada efectiva en un tiempo determinado.

Sólo hay que deducir del valor global de la venta el valor de fabricación del artículo a vender para determinar el beneficio bruto.

Por ejemplo, si piensas vender una camisa a 45 dólares, el beneficio bruto es de 25 dólares y el costo de su elaboración fue de 20 dólares.

Este es el valor por el que hay que multiplicar la tasa de conversión. Te preguntarás, pero ¿cuál es esa tasa?

Pues bien, dividiendo el número de ventas realizadas en un periodo determinado por el número de visitantes, puedes encontrar la tasa de conversión.

Si su sitio web tiene 50 ventas por cada 50,000 visitas, su tasa de conversión es del 0,01, o del 1%.

En otras palabras, para una venta, necesita al menos una media de 1,000 visitantes.

Abrir chat